Proyecto QuadraQuinta/ creatividad y aprendizaje/ www.quadraquinta.org
cuaderno de ejercicios: encuentros con la poesía en primaria

 

Encuentros con la poesía en Primaria
ficha técnica

Libro de poesías

Por Mercè Lloret Barrau

Durante un trimestre de un curso escolar, se han venido desarrollando una serie de actividades relacionadas con la creación poética. El trabajo se ha llevado a cabo con el alumnado de cuarto de Primaria, en grupo reducido.

El esquema de trabajo utilizado ha sido el siguiente:
•Lectura en voz alta de uno o varios poemas seleccionados previamente.
• Comprensión de los mismos: vocabulario, giros, expresiones...
• Descubrimiento de la rima (si el poema o los peomas la tenían)
• Comentario sobre versos y estrofas.
• Memorización y recitación del poema.
• Propuesta de un técnica de realización de poemas y descubrimiento de la misma.
• Creación de poemas, por imitación de los trabajados.
Mientras íbamos escribiendo, leyendo y compartiendo lo que cada cual hacía, una selección de los mismos se iba pasando al ordenador para que cada autor o autora pudiera luego ilustrarlos. Acordamos que cada niño o niña dispondría de una página del libro para incluír sus poemas. Dependiendo de la extensión de los mismos, hay páginas con tres, cuatro o cinco poemas, más las ilustraciones correspondientes. Una vez finalizado el proceso, hicimos copias para todos y todas y pudimos leer y compartir treinta páginas de poesías, encuadernadas en un libro de tapas amarillas. El final del otoño que deja a los árboles sin hojas, nos trajo a nosotros y nosotras, un puñado de ellas, llenas de mensajes, de humor y de creatividad y nos aportó un libro muy especial que ya nutre los estantes de la biblioteca familiar o personal.

 

Con la técnica de preguntas y respuestas (¿qué o quién es?, ¿dónde está?, ¿cómo es?, ¿qué hace?, ¿qué piensas de él?, ¿qué te gustaría decirle?), Franc hizo un bonito poema sobre su gato y Tatiana decidió dedicar su poema a nuestra querida Tierra:

  Mi gato.
En mi huerta,
juguetón, pequeño y peludo.
Siempre quiere jugar.
Creo que es feliz.
¡Estaré siempre a tu lado!
La Tierra.
En el Universo,
grande, viajera, rotatoria.
Nos da vida,
es muy juguetona.
¡Continúa siendo así!
 

 

ir arriba

 

Partiendo de la idea de la comparación, creamos cuatro versos con rima 1-3 y 2-4:

 

El sol es como el fuego.
El tiburón es como un delfín.
Tus ojos son como el cielo.
El mar es como un lago sin fin.

Leticia

La montaña es como un gigante.
La cartera es como un estuche.
La mano es como un guante.
El oso es como un peluche.

Enrique

 

 

 

 

Comenzando un verso con "aunque" y el siguiente con "siempre" y repitiendo alternativamente la fórmula, esto es lo que hizo Daniel B.:

  Aunque el sol se apague
siempre nacerá otro.
Aunque se muera el gato
siempre me acordaré de él.
Aunque la luna se esconda,
siempre la volveré a ver.
 

 

ir arriba

Nos acercamos también a la técnica de los encadenamientos y Ana, primero, y después Juan, nos decían:

  En el huerto hay un pepino,
en el pepino, un caracol,
en el caracol, una hormiga,
en la hormiga, un mosquito,
en el mosquito, sangre,
la sangre está envenenada
y el veneno la mató.
En el avión hay pasajeros,
los pasajeros llevan ropa,
en la ropa una pistola,
en la pistola una bala,
en la bala una vida.
La vida es de una niña
y la niña me gusta a mí.
 

 

Buscamos una expresión de alegría que pudiéramos repetir y elegimos "¡Qué bien!". Toni, además tuvo mucha suerte...

 
¡Qué bien!
Me voy a mi casa
y me como una pasa.
¡Qué bien!
Entro en mi habitación
montado en un camión.
¡Qué bien!
Me siento en el sillón
y me encuentro un millón.
¡Qué bien!
 

 

ir arriba

Si lo que reproducimos es un diálogo entre dos, podemos obtener poemillas como los que hicieron Diana y Daniel:

 

– ¿Con quién va Ana?
– Con su prima Diana.
– ¿A dónde fue?
– A comer puré.
– ¿Y qué hizo después?
– Subir en un tren exprés.
– ¿Y cómo bajó del tren?
– En un santiamén.

 

– ¿Cómo te llamas?
– Mariano Llanas.
– ¿De quién es la mochila?
– De Rubén, el gorila.
– ¿Dónde la ha comprado?
– En aquel mercado.
– ¿En qué pasillo?
– En el de mi tío.
– ¿Qué ha comido?
– Melocotón con vino.
– ¿Le ha gustado?
– No demasiado.
– ¿A dónde ha ido?
– Hacia el castillo.
 

Si la propuesta es "negar acciones", el resultado puede ser como el que no ofrece Isaac o el que propone Abel:

 

El perro ladra.
La leona duerme.
El sapo juega.

La leona ya no duerme,
está despierta.
El sapo ya no juega,
está cansado.
El perro ya no ladra,
se ha dormido.

El dinosaurio come.
La guitarra suena.
El pájaro vuela.

La guitarra ya no suena,
se ha cansado.
El pájaro ya no vuela,
se ha perdido.
El dinosaurio ya no come,
no tiene hambre.

 

 

ir arriba

 

Siguiendo con las comparaciones y olvidándonos de la rima, podemos leer composiciones como la que hizo Elisa:

 

.

El cielo es...
como el mar,
como la libertad,
como el río azul,
como el universo.

 

 

Con la fórmula "yo quiero ser..., pero soy...", Daniel C. hizo las siguientes propuestas:

 

. Yo quiero ser guerrero,
pero soy un bombero.
Yo quiero ser policía,
pero soy cantante.
Yo quiero ser albañil,
pero soy profesor.
Yo quiero ser motorista,
pero soy futbolista.
Yo quiero ser actor,
pero soy un geógrafo.
Yo quiero ser pastelero,
pero soy un granjero.
Yo quiero ser biólogo,
pero soy zoólogo.

 

Todo lo anterior es una selección de lo que niños y niñas de 4 de Primaria son capaces de escribir, cuando se aborda la poesía de una manera nueva y se ofrecen pautas que permiten a chicos y chicas obtener éxito en sus tentativas creativas. La composición poética, así, es un sendero por el que todos transitan con seguridad y en el que disfrutan y se divierten. Nos ayudó mucho el libro "Aprender a crear, crear para aprender" editado por el C.E.P. de Lora del Río (Sevilla) y coordinado por Miguel Vargas Fernández.

© 2002 QuadraQuinta/ Diseño: Andy Goldstein/ Dirección General: Natalia Bernabeu Morón y Andy Goldstein